Textos

Dirty Projectors: El soundtrack de mi otra vida

David Longstreth, el líder de los Dirty Projectors, nació el mismo día que yo. Estoy segura que eso es una señal del destino. David, quien es altísimo y debería cortarse el pelo, ideó el grupo en 2002. Los Dirty Projectors están compuestos por batería, bajo, guitarra y voz de David, guitarra y voz de Amber Coffman y las voces de otras dos lindas chicas que también tocan teclados y percusión. La voz de David es de estaño. Sus canciones son como acciones que se desenvuelven a medida que van sucediendo. Como despertarse lentamente y recibir la primera luz ansiosa de la mañana o dar un paso y lentamente extender el pie y colocarlo justo en frente del otro para dar el paso siguiente. En medio de melodías que se revelan como si justo estuviera amaneciendo, entran arreglos vocales en donde las tres lindas chicas gritan como si emularan el llamado de una ninfa ruidosa e histérica. Es el amanecer en Temecula.

Tienen once discos. El último salió hace cuatro días. Se llama Swing Lo Magellan y suena como a la música que le pondría a mi vida, si mi vida fuera un road movie en donde la protagonista decide mandar todo al carajo, ponerse una vincha hermosa en el pelo y atravesar una carretera soleada en un descapotable. Suena swing, rock, pop, Bob Dylan, Stevie Wonder, Beyonce, ninfas y estaño, todo en una licuadora y a todo volumen.

Julián Mayorga, quien también es músico y sagitario como David y como yo, me mostró su música prometiendo que me enamoraría perdidamente de ellos. Tuvo razón. Me compartió canciones sobre espíritus agradecidos con la tierra por permitirles bailar. Canciones sobre montañas grandes y ciudades más grandes. Canciones sobre abrir los ojos ante un mundo en donde todos parecen saludables e intentar armonizar con él.

Quiero aprender a tocar la marimba para que él me enliste en sus filas y me ponga a gritar como ninfa y que juntos hagamos música hermosa. Apenas pudiera le confesaría que a veces tomo sus canciones como oráculos sobre como actuar con mis caprichos. A veces me dice que el mejor movimiento es quedarme quieta, otras veces me dice que debería bailar y bailar hasta que la respuesta que estoy buscando me encuentre.


por:
Jul 16, 2012

Comentarios