Textos

He muerto cien veces

El 23 de julio Amy Winehouse fue encontrada muerta en su apartamento en Londres, aparentemente de una sobredosis. Sólo grabó dos discos, Frank en el 2003 y Back to Black en el 2006. Con este último ganó 5 premios Grammys lo que le dio gran reconocimiento. La crítica musical dijo que ella había resucitado el soul, el jazz y el blues. Tal vez sólo hace falta escuchar el cover que hizo de I heard it through the grapevine para entender realmente la fuerza de esa frase. Sus canciones hablaban sobre amor y sobre desamor. Peleas, lágrimas, huidas, abandono, infidelidad, miedo, incertidumbre, marcas de alfombra, cigarrillos y lo imposible que resulta a veces entender a los hombres o mejor, lo imposible que resulta separarse de ellos. Sus canciones fueron y serán bandas sonoras de mi desamor. He muerto cien veces y moriré otras más. Recuerdo hace un año o dos que se anunció que sacaría un nuevo disco y como no podía esperar a escuchar esas canciones maravillosas no grabadas sobre dolores aún no vividos. De eso ahora sólo queda Frank y Black to Black y un recuento de mis desengaños.

1.

Cuando te perseguí en un bar para encontrarte con tu novia y asegurarme que era ella. Ponerle un rostro al fantasma, una textura, un humor. Me buscaste entre las mesas y me invitaste a una cerveza. Hablamos un rato y llegaron las promesas. Ahí, sentada en esa banca del bar mientras te veía ir hacia donde ella, en mi cabeza cantaba We only said good bye with words, I died a hundred times, you go back to her and I go back to Black.

2.

Cuando perdí el sueño y me llené de ansiedad y de incertidumbre esperando una llamada que nunca llegó. El abandono. You were so beautiful until today. Mr False Pretence, you don’t make sense, I just don’t know you. But you make me cry, where’s my kiss goodbye? I think I love you.

3.

Cuando parecía hipnotizada y me derretía entre bailes, ginebra y malos tratos. Peleas, lágrimas y gritos que ni siquiera parecían míos sino que eran prestados de cualquier melodrama del mediodía. Una unión sin pies ni cabeza de dos personas que no tenían por qué haberse relacionado en primer lugar. Venganzas, frustraciones y villanos de mentiras.

4.

Me desperté sola y me obligué a distraerme para no pensar en ti.

5.

Cuando recordé exactamente el color y la textura de tu pelo. Besos de bar, “en lo oscurito”, donde nadie pueda vernos y donde podamos olernos y lamernos y conocernos mejor. Más que dar besos, me gusta pasar mis dedos por el pelo y sentir que se enredan, que se pierden y que ahí me pierdo yo. Y luego, cuando ya no estás, recordar exactamente el color de tu pelo. Buscarlo en otros, perderme en otros.

6.

Si lo nuestro fuera una tragicomedia llevaría un título así: “Sobre cuando dejaste de cortejarme y tu gallardía se transformó en la cobardía de un niño que fue descubierto con las manos en la masa o de cuando te pedí que hiciéramos un futuro juntos y evadiste la propuesta”.

7.

So I’m not as into you as I appear to be.

8.

En la que la resiliencia se apodera de mi corazón. En la que a pesar de todo el drama y las horas perdidas pensando en la imposibilidad de poder confiar en otros, el corazón se vuelca a otro capricho. En la que el corazón se vuelve un cuenco infinito en donde no se distinguen los desengaños. En la que el corazón desmemoriado se convierte en un caballo desbocado. En la que el corazón se convierte en un trapecista justo en el momento antes de dar el salto, o en un futbolista antes de cobrar un penalty, o en un ciclista en una carrera de montaña. Such a funny thing but everytime your near me I never can behave.

You give me a smile and I’m wrapped up in your magic. There´s music all around me. Baby come here, don’t have no fear. Oh, is there wonder why. I’m really feeling in the mood for love.


por:
Jul 25, 2011

Comentarios