Textos

Asobi Seksu, de cerca

asobi-seksu-ny

Una semana antes de regresarme de la ciudad de NY me encontré con que la banda Asobi Seksu tocaría un par de días después en un Brooklyn Yard en la 383 President St. Lo vi en un afiche que arranqué por la calle y que de paso se me dañó. Sábado 21 de Agosto de 2010 en un sitio desconocido, 6-9 pm con Food Vendors, decía. Supuse que era una vaina hipster, pero ya me había perdido a Asobi Seksu cuando vinieron a Bogotá hace casi un año y lo lamenté más aún luego de que un amigo peruano me enviara la entrevista que les hicieron en Lima, cuando tocaron junto a Resplandor.

A AS los descubrí hace también casi un año cuando un amigo me regaló un compilado para escuchar en carretera (de un viaje que hice precisamente por Perú), en el cual estaba su disco Citrus. Lo primero que pensé fue que las letras no podían ir en mejor sincronía con mi vida personal de aquel entonces (como Red Sea, gran ejemplo de la desgracia). Desde ahí se convirtieron en banda sonora, pero en realidad poco sabía de su historia e incluso había detestado el primer álbum. Lo poco que sabía era que la banda era de NY y su cantante, de ascendencia japonesa.

Llegué al concierto y había muy poca gente, quizás por no haber sido muy anunciado. Había puestos de comida y uno donde se vendían las cosas de la banda (camisetas, prendedores, discos etc). Pregunté sin mirar al que vendía cuanto costaba todo y me pareció un atraco, lo dije y compré sólo el prendedor de $1 con monedas de 25c. Más tarde pude ver que el que vendía los souvenirs de la banda se subía a la tarima. Ah! Era el guitarrista me dije, y yo maldiciéndole por el precio.

Luego, sube Yuki Chikudate también desde el público a tocar. Me instalé al frente y espere que tocaran todo el Citrus. Así lo hicieron y muy bien, por cierto. Nunca me imaginé que James Hanna (el guitarrista) fuera tan bueno en vivo. Tampoco esperaba tanto de Yuki, quién a pesar de que el piano no estuviera funcionando bien, cantó, tocó y hasta improvisó con la bateria. Con el paso del tiempo demostraron que eran más que una banda de estudio y también que eran mucho más que esas etiquetas que le ponen a las bandas hoy y siempre para venderlas como “dream pop” o “shoegaze”.

Tocaron canciones de su antiguo repertorio, pero además anunciaron que habían estado 4 meses sin estar en el escenario, tiempo que pasaron preparando su último álbum. También dijeron que estaban muy contentos de tocar en NY, pero para ese momento ya eran las 9 de la noche y no los dejaron tocar 3 o 4 canciones de más que querían tocar. Esto era en Estados Unidos, tierra de libertad. Alguien tenía que recordármelo de alguna forma.

Así terminó el concierto pero la cosa no terminó ahí. Una semana más tarde logré hablar con James Hanna, que me afirmó que el disco con el que se sentía más cercano era el nuevo. Dijo algo así como que este será el “most energetic” y que saldrá en Enero del 2011. Respecto a qué bandas de alguna manera lo influenciaron para hacer música, mencionó a Sonic Youth, pues el creció en los noventa en NY y vivió de cerca conciertos de ellos, de Fugazi y de otras bandas que van por encima del bien y del mal.  Acerca de la música en mp3, James comentó que no descarga y que prefiere comprar discos, es decir, que no es un hombre con espiritu precisamente de estos tiempos. Respondió que también oye actualmente cosas como Animal Collective, Grizly Bear, etc.

Entonces me atreví a caer en la obviedad y preguntarle si lo de hacer algo japonés, a propósito del j-pop, había sido algo intencional. Quise saber cómo se sentía acerca de ese interés occidental por su cultura. Su respuesta fue que nunca habían pensado en eso, que cuando formaron la banda ni sabían que existía, que había sido puramente accidental y que de hecho conoció a Yuki en la universidad, ya que  estudiaron música juntos. Los dos componen letras y música y llevan casi 3 años con la formación actual (batería y bajo). Con esto terminó nuestra conversación. Nos despedimos pero antes, por supuesto, le pedí grabar un saludo para Modernois.


por:
Sep 9, 2010

Comentarios