Textos

Yeasayer: como el futuro pero ahora mismo

yeasayer

“And now we welcome Yeasayer”, dice el buen Jools Holland y con eso le da paso este grupo que viene desde un lugar lejano llamado Brooklyn. La primera impresión es que la puesta en escena es más bien atípica y eso es algo que se construye no a base de artilugios o proyecciones psicodélicas en el fondo (que las hay). Sin esforzarse demasiado y sin tener que usar maquillaje o ponerse máscaras alienígenas en la cabeza, cada integrante de Yeasayer resulta ser un personaje bien particular, por su fisonomía, por su ropa y hasta por sus movimientos.

El sonido que acompaña a la experiencia visual es una mezcla de voces, sintetizadores, un bajo bien marcado y una percusión poderosa que contamina el ambiente y se apodera de la gente, sus cabezas y sus huesos. El piecito se mueve solo y la cabeza rebota como si tuviera vida propia. ¿Pero y esto de dónde salió? ¿Y yo por qué no los había escuchado antes? parece preguntar quien no los conoce y de repente escucha una canción como 2080 para perderse definitivamente en lo que la banda describe como un “middle-eastern-psych-snap-gospel”.

Claro que esa es una descripción apenas recursiva y predeciblemente jocosa. Como es costumbre, este grupo apenas va por su primer disco, así que no hay que tomarlos tan en serio o tratar de encajarlos en un género. Sí que tienen algo de los Talking Heads o de MGMT pero al escuchar el disco completo se hace claro que el estilo de Yeasayer es mucho más amplio, para bien o para mal. Ahi conviven los momentos buenos y los no tan buenos. Sin embargo, los altibajos y la libertad en el estilo se entienden como algo apenas normal, especialmente porque cuando el disco se pone bueno, lo hace en serio y sólo por eso valen la pena los 45 minutos de viaje musical.


por:
ago 10, 2009

Comentarios