Textos

Tune-Yards: La belleza en su forma más cruda

tune-yards

¿Cómo puede resultar tan compleja y tan profunda una canción cuya armonía está construída a base de dos acordes interpretados en un miserable ukulele? Merril Garbus es una mujer valiente y es una mujer recursiva. Con un grabador digital, su ukulele y lo que tenía al alcance de su mano hizo su primer disco y le quedó increíble. Entonces se hace llamar Tune-Yards y el disco lleva por titulo Bird-Brains.

El sonido, que se mueve dentro de lo más bajo de lo-fi, se aprovecha del ruido, se aprovecha de la saturación y se aprovecha del error para ser único. Las cuerdas del ukulele producen acompañamientos repetitivos y melodías punteadas con torpeza. La percusión es básica y primitiva, al igual que la voz. La voz avanza vertiginosamente a lo largo de todo el disco y es lo que aporta la mayor dosis de emoción a la experiencia. Las melodías de mueven dentro del amplísimo rango vocal de Garbus, que va desde la dulzura hasta la rabia en cuestión de segundos.

Basta escuchar la fuerza en Sunlight, la improvisación llevada al extremo en Hatari, la belleza profunda en FIYA y el ritmo dancehallero en She’s not Jamaican. Es una maravilla poder hacer ese recorrido y experimentar todas esas emociones. En este trabajo sorprende la honestidad y la claridad para crear una obra totalmente instintiva y libre de cualquier esquema. Sorprende sobretodo la belleza y la complejidad que se esconden inesperadamente detrás de la crudeza del sonido.

Etiquetas: , , , ,

por:
Ago 15, 2009

Comentarios