Textos

Viajando al pasado con Edward Sharpe (y familia)

edward-sharpe

Es dificil juzgar la validez de una obra como esta y decir qué tanto mérito hay en el trabajo de devolverse al pasado y reinterpretar estilos antes explorados por otros. Pasa con Edward Sharpe & the Magnetic Zeros y su recién editado disco Up From Below. Es una propuesta que invita a escarbar entre la memoria y encontrar estéticas similares en imágenes y sonidos de los cuales nos habremos apropiado casualmente en el consumo de discos, películas y documentales de los años 60 y 70. Es por esa aparente falta de autenticidad que un sector de la crítica los castiga fuertemente, mientras que su público los adora hasta la locura.

Edward Sharpe (en realidad Alex Ebert) y su combo de 12 personas lucen como el contenido ideal de un hippie-movil VW, decorado con flores en su exterior. Tan estereotípico es el vehículo como estereotípico es el look, el sonido y la puesta en escena de la banda en pleno. La música, siempre alegre y vital, invita a cantar y a bailar al ritmo del sonido de una docena de personajes de lo más curiosos, mal afeitados, mal peinados y cubiertos con prendas que son más bien harapos. En conjunto la experiencia resulta ser un claro revival de lo que seguramente se vivía en el californiano verano del amor y es un permanente desfogue de energía positiva que resulta refrescante en medio del pesimismo emo actual.

La propuesta en escena es casi teatral aunque en ocasiones llegue a lucir un poco sobreactuada. Entre estas trece personas se reparten voces, violines, acordeones, guitarras, bajo, trompeta, piano, batería y una percusión a la cual ni el pie más estático logra resistirse. Todo se mezcla para encontrar la armonía y de repente se encuentra uno en el medio del Give peace a chance y su singalong endemoniado. Entonces los argumentos se deshacen y de repente resulta que Up From Below vale la pena y merece sonar una, dos y tres veces en un loop casi obsesivo. Y es asi como uno, escéptico en primer lugar, termina por dejarse convencer y cierra los ojos y se va así no más. Contagiado, emocionado y moviendo el piecito aunque no quiera. Efectivamente montado en esa olorosa y humeante vagoneta.

Edward Sharpe & the Magnetic Zeros – 40 Day Dream

Edward Sharpe & the Magnetic Zeros – Janglin (live at KCRW)

Foto: Stefan Schäfer

Etiquetas: , , , ,

por:
ago 28, 2009

Comentarios