Textos

Ida Maria: todos necesitamos un poquito de punk

ida-maria

A ella la conozco de un listado de algo encontrado por ahí al azar. Yo soy adicto a los listados y les creo con fé ciega: este, en su momento, lo recorro del uno al veinte y entre todos los allí mencionados, conocidos o no, me causa curiosidad especial su nombre. ¿Será otra chica indie que tiene linda voz y de repente toca el piano? pienso con un poco de miedo. No es que no me gusten las chicas indie de voz rara que tocan el piano sino todo lo contrario. El asunto es que, por lo mismo, ya tengo una colección grande de ellas y por ahora no es eso lo que estoy buscando.

Copy y paste de su nombre y salto a a buscar su música en MySpace. Encuentro que ha decidido compartir apenas cinco canciones, recortadas para escuchar una muestra de 30 segundos. Empezamos mal, pienso y sin embargo, insisto. No se puede dejar pasar a una chica noruega que hace punk/rock y además tiene el descaro de verse como se ve. Entonces degusto esos 30 segundos de cada una de esas cinco canciones como si fueran los últimos cinco bocados que pueda probar un condenado a pena de muerte. Y es así como al final de esos dos minutos y medio de canciones interrumpidas efectivamente caigo, muerto, a sus pies.

Entonces el odio intenso que me causa su actitud poco abierta (de cara a quienes cazamos música via internet), se mezcla con el amor instantáneo que me producen su aspecto, su actitud y su música, aunque sea en pedacitos. Y se me ocurre que mucho de esas formas de amar odiosamente y odiar amorosamente son tan parecidas lo que es el punk. Y es en ese sentido como el punk/rock de Ida María, con la violencia y la pasión como si fueran dos cosas opuestas que se contradicen perfectamente, producen un increíble coctel a base de guitarras, batería y una voz impresionante, cargada de fuerza pero dulce todavía en el fondo. Y todo esto ahí, escondido detrás de la portada del disco, detrás de la cara de una mujer que resulta sexy por más que su rudeza le pida que desgarre sus cuerdas vocales, que enrede su pelo hasta parecer otra persona o que se vista raro hasta escandalizar a las amigas de su madre y de su padre.



por:
Jul 26, 2009

Comentarios