Textos

Banda Sonora de Garden State (1): Don’t Panic – Cold Play

garden-state-wallpaper

A veces me parece que Garden State es un disco con banda fílmica. No sé ustedes qué opinen. Tomen por ejemplo Don’t Panic de Cold Play e intenten imaginarla, tras ver la película, sin las tomas de Largeman despertando en ese apartamento tan blanco y tan vacío –tan muerto– que introduce la historia de su retorno a casa. Primero un sueño: Un avión en emergencia. Largeman, imperturbable, abre al máximo el chorro de aire y lo deja caer sobre su cara mientras una anciana lo abraza y grita con sordina y todo se derrumba en cámara lenta, como es norma en esas circunstancias. El bip-bip de la señal de abrocharse los cinturones que se transforma en el bip-bip del teléfono junto a su cama. Primera imagen de la habitación desde una imposible cámara de seguridad arriba en una esquina. Largeman acostado y cubierto –embalsamado, casi– por una sábana blanca. El contestador se enciende y del otro lado está su padre, que le pide –le ruega– que conteste, que le dice que tiene que haber una manera de solucionar esta incomunicación. Su padre que hace una pausa y de repente grita desesperado que no sabe qué hacer, que necesita que Andrew venga, que ella… que su madre… su madre… –sollozos– su madre se ahogó en la bañera ayer. Largeman abre los ojos y alguien en su cabeza –porque ahí ocurre todo, finalmente– canta que todos nos hundimos como piedras pero vivimos en un mundo hermoso.

Y luego, de un salto, Andrew Largeman (que es un sueño de Zach Braff (que es la encarnación de Andrew Largeman (que es…))) partido en dos por un espejo del armario donde guarda infinitos calmantes. Los calmantes que no llevará a su viaje. Esos que dejará de tomar por primera vez tras tantos años de vivir inmerso en ellos.


por:
May 15, 2008

Comentarios